Certificación Internacional en Coaching No Directivo
Anterior
ALEATORIO
III Edición Taller Descubre Tu Genialidad
Siguiente

Tipos de coaches

A mayor transferencia mayor directividad
por Villa Luis el 1 abril, 2016
Artículos de opinión
Descripción general
Tema

Tipos de coaches

Objetivo

Comprender que la esencial diferencia entre coaches radica en la cualidad de la transferencia

Tiempo de lectura

3 minutos

Créditos

Foto (CC BY-SA 4.0): "Learn" de "GotCredit."

Citar artículo

VILLA, L., "Tipos de coaches" [en línea]. International Non Directive Coaching Society, 2016. [fecha de consulta DÍA de MES de AÑO]. Disponible en http://www.internationalcoachingsociety.com/tipos-de-coaches/

La esencia del coaching está no en enseñar sino procurar que el cliente aprenda.

A diferencia de otros métodos de ayuda, veo al coaching como un proceso de acompañamiento que facilita en los clientes el desarrollo de su capacidad de autoaprendizaje, al tiempo que trabaja en el alcance de metas y objetivos. No obstante, no todos los enfoques de coaching son “no directivos”; hay otros enfoques que pueden ser coercitivos, formativos o directivos en mayor o menor medida.

Los “coaches” coercitivos son personas envueltas en la envestidura de “coach” que en sus procesos se distinguen por ejercen presión y manipular la voluntad del cliente. La metodología del coach es el uso de frases predeterminadas, presión emocional y una posición de “superior”, todo a “beneficio” del cliente y sus objetivos. Tienen la idea de que el cliente aprende confrontándolo y ejerciéndole presión.

Hay otros enfoques, orientados más en la transferencia de conocimientos, por lo que resultan ser más “formativos”. Una idea del coach “formativo” es que él tiene distinciones que el cliente no posee, de alguna manera el cliente está “incompleto” por lo que toma la tarea de complementarlo.

El enfoque “directivo” se otorga a todo coach que en sus prácticas aconseja, sugiere, interpreta o transfiere conscientemente sus propias experiencias o juicios.

Claramente existen coaches con una mezcla de “formativos y directivos” o incluso con algún grado de coerción.

La esencia “mayéutica” del coaching está en procurar que sea el cliente quien desarrolle su propio conocimiento tácito, en que logre aprender del proceso que lo lleva al alcance de metas y objetivos en un contexto “ecológico”, es decir, privilegiando la libertad, la responsabilidad y el respeto.

El enfoque no directivo opera con una didáctica de construcción y parte de la idea de que el cliente es un ser completo, metafóricamente como una semilla que contiene en su interior todo el potencial para convertirse en un majestuoso árbol. Por lo anterior el coach procura no ejercer directividad –conscientemente- en su escucha e intervenciones; no transferir conocimientos, juicios ni experiencias al cliente, sino gestionar que él mismo aprenda al hacer uso de sus propios recursos, y conocimientos. Para lograr que el cliente libere su potencial e incremente al máximo su desempeño el coach procura ser un espejo fiel al escuchar y observar, hace síntesis y recapitulaciones con la mayor literalidad posible e indaga apartado de sus propios juicios e interpretaciones. El cliente es el que sabe que quiere y cómo puede lograrlo o bien tiene todos los recursos para saberlo.

A mayor transferencia del coach al cliente, mayor directividad; a menor transferencia, menor directividad. Y esa es la esencia del coaching y su principal diferencia con otros métodos de ayuda.

¿Qué te ha parecido?
Excelente
64%
Muy bueno
36%
Bueno
0%
Regular
0%
Malo
0%
Muy malo
0%
Villa Luis
MÉXICO//Luis Villa tiene estudios de Licenciatura en Pedagogía por el Centro de Estudios Universitarios de Monterrey y Máster en Inteligencia Emocional en la Universidad La Rioja España. Diplomado en Higiene Mental, Logoterapia y Análisis Existencial en la Universidad Iberoamericana. Cuenta además con diversos cursos, talleres y seminarios en Psicoterapia. Actualmente cursa el Postgrado en Educación Emocional en la Universidad de Barcelona. Acreditado como PCC (Professional Certified Coach) ante la International Coach Federation, con la mentoria de Airam Sánchez Santos, PCC, ICF y Damián Goldvarg, MCC, ICF. Después de su formación base como Coach perfeccionó competencias claves con Damián Goldvarg y se especializó en coaching de vida y coaching emocional con Patricia Hashuel PCC, ICF en el ICC Instituto de Capacitación del Coach. Acreditó un Máster en coaching en Teampower México con la mentoria de Eliane Fierro, PCC, ICF y de Elena Espinal, MCC, ICF. Está certificado en coaching no directivo, con Leonardo Ravier pionero en el mundo del enfoque Europeo-Humanista. Luis Villa es director de CREO Coaching, escuela formadora de Coaches Humanistas con presencia en diez ciudades de México. Es Mentor Coach para la acreditación ante la ICF. Colabora además como Coach formador en SA Coaching y Grow Incubadora de Mentes Creativas. Cuenta además con más de 20 años de experiencia profesional en puestos gerenciales y directivos en empresas nacionales y transnacionales y una amplia trayectoria como en procesos de coaching uno a uno, grupos y equipos.
3 Comentario
Deja tu comentario
  • 1 abril, 2016 at 13:37

    Excelente explicación, el problema actual en el coaching es la directividad y la coerción y eso no es coaching, el cliente tiene que explotar sus propias potencialidades con el acompañamiento del coach que no debe transferir ningún tipo de experiencias.

    • 1 abril, 2016 at 16:13

      Gracias Cipriano, hay una gran tarea por hacer: Difundir la esencia no directiva del coaching para que pueda diferenciarse claramente de otros métodos de ayuda y logre ocupar el lugar que le corresponde.

      • 1 abril, 2016 at 17:24

        Me parece muy bien y eso esta entre mis objetivos, el divulgar la esencia del coaching, de acuerdo a su origen Mayéutico y no esa amalgama de disciplinas que existen actualmente que en vez de enriquecer la profesión, la distorsionan a tal punto que muchas veces no se sabe que está aplicando el coach.

Escribe tu comentario

Fuentes por Google Fonts. Íconos por Fontello. Créditos Aquí