Entrevista a Leonardo Ravier por Luis Piza
Anterior
ALEATORIO
Espejo
Siguiente

Conocimiento tácito

por Peñalver Élida el 14 noviembre, 2016
Artículos de opinión
Descripción general
Tema

La importancia de la no directividad para el desarrollo del conocimiento tácito

Tiempo de lectura

3 minutos

Créditos

Foto (CC BY 4.0): "cracked" de Psyberartist

Citar artículo

PEÑALVER, E., "Conocimiento tácito" [en línea], International Non Directive Coaching Society, 2016. [fecha de consulta DÍA de MES de AÑO]. Disponible en http://www.internationalcoachingsociety.com/conocimiento-tacito

Cuando una persona se acerca al coaching, en la gran mayoría de los casos, se acerca sin saber en qué consiste exactamente. Por eso es tan importante que el coach le explique con claridad en qué consiste esta metodología.

Muchas veces, en su idea, traen las palabras de acompañamiento, entrenamiento, cambio, objetivos, ayuda, escucha, preguntas u objetivos. Como muy bien dice Leonardo Ravier en su libro “Coaching No Directivo. Metodología y práctica”, cualquier proceso de ayuda que conozcas (formador, consultor, asesor, entrenador, psicólogo o terapeuta), cumplen esas palabras. Son personas que establecen procesos de “ayuda”, donde “acompañan” a otros, aportan “feedback” desde lo que “escuchan”, hacen “preguntas”, buscan que las personas se desarrollen desde su propia responsabilidad. Todos cumplen estas directrices. ¿Qué es lo que diferencia entonces al coaching del resto de procesos de ayuda que existen?

El coaching es la única disciplina que genera ayuda de dentro hacia fuera. ¿Qué significa eso realmente? Que el coach no busca dar ningún tipo de información, no busca que el coachee aprenda algo que esté fuera de él. Por tanto, el coach no le da información, consejos, formación. Porque el coach cree firmemente (¡es necesario que lo crea firmemente!) que las mejores respuestas están en el interior del coachee. Es como un huevo.

Si una persona rompe un huevo (desde fuera), conseguirá derramarlo, la clara y la yema se mezclarán. En cambio, cuando el huevo se rompe (desde dentro), contemplamos con asombro un precioso pollito.

En el ser humano pasa eso exactamente. Cuando una persona quiere conseguir un objetivo, un buen coach sabe ver el potencial de la persona. Y la persona, desde su potencial, es capaz de encontrar sus propias respuestas. De nuevo cito a Leonardo Ravier, él lo asemeja al proceso de aprender a montar en bici. El niño puede leerse muchos manuales de cómo aprender a montar en bici. Puede ver muchos tutoriales de YouTube para ver cómo se hace. La mamá puede estar diciéndole lo que tiene que ir haciendo. Pero al final, la única manera posible de aprender a montar en bici es que se suba. Es la prueba y error. Es conocimiento tácito (que no se transfiere, sino que es innato, creativo e implícito), frente al conocimiento transferible (el manual de cómo aprender a montar en bici o Youtube).

Por eso el coaching debe de ser siempre no directivo: el coach no emite juicios, ni transfiere conocimientos ni experiencias sobre lo que el coachee está trabajando. El coach escucha lo que estás diciendo, hace de espejo de lo que tú vas diciendo para que tú puedas reflexionar y luego te hace preguntas de lo que vas hablando y fijándose en el objetivo que estáis trabajando.

Al principio a la mayoría de los clientes este cambio les cuesta. Estamos demasiado acostumbrados a que nos den consejos, a que nos digan lo que tenemos que hacer. Pero cuando un cliente entra en un proceso de coaching y empieza a mirar en su interior, descubre con alegría que las respuestas las tiene él. Descubre con alegría que los planes de acción salen solos de la conversación inteligente que ha tenido con el coach y ¡asombroso! ¡que han salido de él!

La mayoría de mis clientes comienzan con algo de respeto ante un terreno que desconocen. Es normal, no estamos acostumbrados a buscar el conocimiento tácito. Es normal, si recuerdas el primer día que montaste en una bici, ¿qué sentiste? Pero luego, se sienten muy contentos y muy empoderados. Y si no, recuerda cómo te sentías cuando, de adolescente, ibas montado en la bici sin tomar el volante con las manos.

Si un huevo se rompe por fuerza externa, la vida termina. Si se rompe por fuerza interna, la vida comienza. Las grandes cosas siempre comienzan desde el interior Jim Kwik

¿Qué te ha parecido?
Excelente
70%
Muy bueno
20%
Bueno
10%
Regular
0%
Malo
0%
Muy malo
0%
Peñalver Élida

ESPAÑA // Doctora en Biología (UAH). Coach ACSTH (Approved Coach Specific Training Hours-ICF). Coach Profesional CAC por ASESCO. Coach Personal y Ejecutiva. Socia fundadora del OCCi (Organismo Internacional Certificador de Coaches Profesionales).
Practitioner en PNL. Experta en Inteligencia Emocional por la Universidad de Alcalá de Henares. Formación en Coaching de Equipos, metodología de Alain Cardon y Coaching Praxeológico Metodología Leo Ravier y en Liderazgo y Creatividad (Robert Dilts, máxima referencia mundial PNL), Practitioner en EFT (Emotional Freedom Techniques). Experta en Gestión Integrada de Recursos Humanos, por la Cámara de Comercio de Madrid y en Gestión y Administración de Pequeñas y Medianas Empresas por la Comunidad de Madrid.

Comentarios
Deja tu comentario

Escribe tu comentario

Fuentes por Google Fonts. Íconos por Fontello. Créditos Aquí