¿Por qué el coaching no directivo?
Anterior
ALEATORIO
Coaching y liderazgo en el siglo XXI
Siguiente

La conciencia como uno de los principios básicos del coaching

por Iglesias Rodríguez Julio el 23 enero, 2015
Artículos de opinión
Descripción general
Tema

La conciencia en relación a la disciplina del coaching

Objetivo

Comprender la relación fundamental de la teoría de la conciencia en el ejercicio del coaching como un "principio" esencial.

Tiempo de lectura

4 minutos

Fuente

Originalmente publicado en: IGLESIAS, J., "La conciencia como uno de los principios básicos del coaching" [en línea], Neuroforma, formación, coaching y consultoría , 2012. [fecha de consulta 23 de enero de 2015]. Disponible en http://www.neuroforma.es/2012/01/la-conciencia-como-uno-de-los-principios-basicos-del-coaching/

Créditos

Foto (CC BY-SA 4.0): "The Magic Door" de Hartwig HKD.

Citar artículo

IGLESIAS, J., "La conciencia como uno de los principios básicos del coaching" [en línea], International Non Directive Coaching, 2015. [fecha de consulta 23 de enero de 2015]. Disponible en http://www.internationalcoachingsociety.com/la-conciencia-como-uno-de-los-principios-basicos-del-coaching/

Sin conciencia (capacidad de darse cuenta) no hay comprensión. Sin comprensión ( entender) no hay motivación. Sin motivación (energía) no hay acción. Sin acción no hay evolución “Ser es hacer” Julio Iglesias

Sin conciencia no hay elección

Los seres humanos vemos, oímos, olemos, etc. Dicho de otro modo, percibimos estímulos a través de un proceso físico: ondas electromagnéticas por la vista, hercios por los oídos, etc.
Mediante la reflexión convertimos el proceso físico en un proceso psicológico, es decir, le damos un sentido personal a aquellas señales físicas captadas. Por último, damos respuestas a través de un proceso motor.

Conciencia-ERA1

La respuesta que damos a través de este proceso motor puede ser una respuesta automática (reactiva) o puede ser una respuesta elegida (proactiva). Es aquí donde aparece el principio de la responsabilidad: la mente interpreta el estímulo y elige la respuesta que quiere dar al mismo.

A partir de lo anterior podemos entender la conciencia desde varias ópticas. La podemos entender como la capacidad que implica adquirir un conocimiento de lo que vemos, oímos, etc., a través de la reflexión, la observación y la interpretación.

Podemos también entenderla como el espacio que cada persona es capaz de crear entre lo que sucede (estímulo) y la respuesta que decide dar a ello.

Bastan estos dos enfoques para “darse cuenta”, tomar conciencia, de su importancia:

  1. A mayor grado de conciencia, más capacidad de adoptar la actitud que más nos conviene en cada momento.
  2. A menor grado de conciencia, menos somos dueños de nosotros mismos.
  3. Si no eres dueño de ti mismo, te conviertes en esclavo de los demás.
  4. Construimos nuestra conciencia del mundo a través de nuestra experiencia.
  5. Solo tenemos experiencia sobre las cosas que reflexionamos.
  6. Solo controlamos aquellas cosas de las que somos conscientes.
  7. Las cosas de las que no somos conscientes nos controlan a nosotros.
  8. Aquello sobre lo que reflexionamos determina nuestra realidad y la formación de la conciencia.
  9. Tú conciencia es tu relación con el mundo.
  10. Sin atención no hay conciencia.
  11. Te construyes, en buena parte, en función de hacia lo que diriges tu atención.

 

La conciencia y los espacios de atención

El capital cultural se distribuye alrededor del espacio de atención. El CC más valioso es el que puede utilizarse con mejores resultados en el siguiente asalto de la lucha por captar la atención. Randall Collins. “Sociología de las filosofías”. Una teoría global del cambio intelectual. Editorial Hacer, S.L. 2005. Págs. 38-39.

Según Collins (el Einstein de la sociología actual), el conocimiento se transmite a través de grupos que comparten “espacios de atención”, es decir, por colectividades de seguidores.

Vivimos en un mundo en el que se nos reclama la atención constantemente. Todo el mundo llama a la puerta de entrada de nuestro cerebro: la atención.

La psicología define el concepto de estar atentos como asumir el control de nuestra conciencia vigilando lo que permitimos que entre en ella.

La primera en introducir el concepto en la psicología Ellen Langer, lo definía como un estado mental flexible y de contemplación que se lograba asumiendo el control sobre nuestra atención y negándonos a permitir que nos lo arrebataran las afirmaciones más absolutas, visibles y vociferantes. Estar atentos es más que un truco mental: es una forma de conectar con el mundo. “Estar atentos” lo que los ingleses llaman mindfulness: vivir cada momento de manera consciente.

 

La atención es la puerta de entrada a nuestro cerebro.

La realidad es aquello hacia lo que focalizamos la atención. Por eso, mantener el control sobre nuestra atención en un mundo en el que un batallón de estímulos compiten por despojarnos de ella, exige un arduo trabajo.

conciencia-y-espacios-de-atencion

Estar atentos es no tragar automáticamente la idea o producto que traten de vendernos.

 

Tu conciencia es tu relación con el mundo

El existencialismo sostiene que la conciencia no es nada en sí misma, no es reductible a estados cerebrales, al resultado de millones de reacciones electroquímicas que tienen lugar en el cerebro. Para el existencialismo la conciencia es una relación con el mundo del que es consciente. En la biblia del existencialismo, que así fue llamado el libro de Sartre “El ser y la nada”, la nada hace referencia a la conciencia

La fenomenología sostiene que la conciencia es intencional a través de la máxima “La conciencia es conciencia de __”. Esto se conoce como la teoría de la intencionalidad que fue concebida por Bretano y desarrollada por Hurssel.

Según esta teoría, la conciencia está siempre dirigida hacia algo, es decir, es conciencia de algo. La conciencia es conciencia de aquello a lo que está dirigida. ¿Ves ahora la importancia de los “estados de atención”? ¿A quién prestas tu atención? ¿A programas “basura” o a conferencias y cursos prestigiosos? ¿A lo negativo o a lo positivo? ¿A la anécdota o a los contenidos? ¿A lo contingente o a lo esencial? ¿Eres, tal vez, de aquellos que cuando el sabio señala la luna tú te quedas mirando el dedo

La fenomenología da mucha importancia a los contenidos de la conciencia. Busca entender la conciencia a partir de la forma en que los diferentes fenómenos, los diferentes “objetos intencionales” se manifiestan a la conciencia. Entiende por objeto intencional todo aquello que puede ser objeto de conciencia ya sea por que es percibido, imaginado, creído o sentido.

Lo importante es saber que no somos unos simples observadores pasivos del mundo. Lo que conocemos es un producto de la relación que existe entre la conciencia y el ser. Esto es lo que nos quería decir Protágoras con aquello de “El hombre es la medida de todas las cosas”.

No vemos el mundo como es, lo vemos como somos. No vivimos ni reaccionamos a la realidad objetiva. Vivimos y reaccionamos la realidad subjetiva creada por cada uno de nosotros. El mundo es para cada uno de nosotros un producto de la actitud con la que nos acercamos a él. De aquí la importancia del principio del coaching de la auto creencia: si eliges ser positivo y seguro de ti mismo te encontrarás con un mundo muy diferente al que te encontrarás si eliges ser negativo e indeciso.

Cuanto más consciente se vuelve uno, más se recuerda a sí mismo, con más cautela actúa, más alerta está, más heridas empiezan a desaparecer, hay menos brotes de ira, menos ocio, menos celos y menos sentimientos posesivos. Un día, uno simplemente descubre que todo eso se ha vuelto irrelevante, ha pasado a ser historia antigua, ya no se trata de cuestiones vivas sino de cuestiones muertas. Cuando más consciente se vuelve uno, más y más heridas se curan y más se afianza la salud y la integridad. En esto consiste el milagro de adquirir conciencia: en que todo lo que es erróneo empieza a desvanecerse y todo lo que es correcto empieza a suceder. Individualmente y como sociedad, la cuestión primordial es decidir si preferimos estar dormidos o despiertos, inconscientes o conscientes. “Conciencia: La clave para vivir en equilibrio”, Osho

¿Qué te ha parecido?
Excelente
0%
Muy bueno
33%
Bueno
67%
Regular
0%
Malo
0%
Muy malo
0%
Iglesias Rodríguez Julio
ESPAÑA // Me he formado en Coaching en el primer programa en Europa que reunió a los 5 Master Certified Coach existentes en su momento. También, a través de diversos programas que incluían a profesores como Tim Gallwey; Myles Downey, Leonardo Ravier, Alfonso Medina, Frank Bresser, Luis Huete, etc. Llevo tres años realizando procesos de coaching ejecutivo con directivos de múltiples empresas.
Comentarios
Deja tu comentario

Escribe tu comentario

Fuentes por Google Fonts. Íconos por Fontello. Créditos Aquí